Orientación Laboral. Temas 1 - 5

TEMA 1 La Orientación como actividad educativa.

Actualmente, se considera la Orientación como un proceso de ayuda dirigido a todas las personas, a lo largo de toda su vida, con objeto de potenciar el desarrollo de la personalidad integral, según Bisquerra. Tanto la Orientación como la Educación están entendidas como dos unidades de intervención complementarias.

Como práctica organizada con objetivos específicos se inicia a principios del siglo 20. Sus antecedentes pueden verse en la cultura Clásica (Sócrates y Aristóteles), La Edad Media (Santo Tomás de Aquino y Ramón Llull), El Renacimiento (Rodríguez Sánchez de Arévalo y Juan Luis Vives como representantes españoles); también en autores como Descartes, Locke, Kant y Marx.

Una de las razones de su surgimiento es la intención de ofrecer vías de incorporación a puestos de trabajo relacionados con sus características personales, a aquellos jóvenes de clases sociales desfavorecidas. A su vez, es concebida como un camino para la corrección del desequilibrio social, para su reivindicación.

Los primeros desarrollos importantes dentro del campo han sido: La elaboración de la primera escala mental aplicable al campo escolar, como instrumento básico para el diagnóstico de las potencialidades, ritmos de aprendizaje y resultados escolares, según Bidet y Simón.

Al revisar esta escala, L. M. Terman (1916) crea el concepto de coeficiente intelectual. Tanto Spearman y Thurstone con sus estudios factoriales de la inteligencia, como Strang con los estudios sobre los intereses vocacionales, posibilitan que se asuman métodos de diagnóstico, consolidándose el modelo de rasgos y factores en la orientación.

Proctor, Bloomfield y Wrenn (1931) introducen el concepto “Counseling”, con el que se entiende aquel proceso de ayuda al sujeto para facilitar su comprensión de la información educativa y vocacional respecto a sus propias actitudes, intereses y expectativas. Este modelo centra su atención en la relación directa con el alumno, en su atención individualizada y dirigida a aquellos que tienen problemas. Gracias a este modelo deja de verse la orientación como un simple proceso de información sobre ocupaciones.

A partir de la década del ´30 comienza una transición de la orientación vocacional al asesoramiento psicológico. En esta última, sobresale John Brewer que considera ambos procesos: el orientador y el educativo como unidos. Debe darse un proceso de ayuda al individuo, encaminado a conseguir metas que le permitan tomar decisiones y prepararse para la vida.

En los ´40 la prioridad será la reinserción profesional tras la Segunda Guerra Mundial. En los años ´50, con la influencia de Ginzberg y Super, se considera la Orientación como un proceso de ayuda a todos los individuos durante toda su vida y en todos los aspectos. El interés comienza a centrarse en los grupos. En la década del ´70 aparecen los movimientos de “Educación para la Carrera” y “Educación Psicológica”.

Con este último la preocupación se centra en la ayuda al alumno en la adquisición de las competencias psicológicas necesarias para afrontar la vida.
En los ´80 la preocupación se amplía a temas como el SIDA, la educación sexual y las drogas, generándose la aparición del desarrollo de la carrera en las organizaciones.

En los últimos años se da una expansión del movimiento para la carrera. La tendencia es hacia programas comprensivos marcadamente preventivos.
Específicamente en España el recorrido histórico de la Orientación, podría comenzar en 1802 con la creación del Museo Pedagógico Nacional, por parte de la Diputación de Madrid. En éste se realizaban trabajos pedagógicos externos a los centros escolares.

En Barcelona, en 1909, se crea el Museo Social y en 1914 El Secretariado de Aprendizaje. Sus funciones eran de Orientación y selección profesional, considerado el primer servicio de Psicología Aplicada a la orientación.
Tras la Guerra Civil surge un fuerte interés por implantar servicios de orientación en los centros. Aunque la legislación establecida, en 1952 y 1967, no se plasma en la práctica.

En 1970 aparece la Ley General de Educación, que considera la Orientación educativa y profesional como un derecho a lo largo de la vida escolar. A fines de esta década comienza a institucionalizarse la orientación educativa con la creación de los Servicios de Orientación Escolar y Vocacional (SOEV), por orden Ministerial del 30 de Abril de 1977 y con carácter experimental para el alumnado de EGB.

En la década de los ´80 proliferan y se consolidan los Servicios de Orientación. Con el Plan Experimental de Orientación de 1987 alcanzan el máximo desarrollo, recogiendo sus intenciones en el documento del Ministerio de Educación y Ciencia “Proyecto para la Reforma de la Enseñanza. Propuesta para debate”.
Dos documentos del MEC serán fundamentales:

“El Libro Blanco para la Reforma del Sistema Educativo”, del año 1989 y “La Orientación Educativa y la Intervención Psicopedagógica” de 1990.
Los contenidos de estos tres documentos se desarrollarán y concretarán en la Ley Orgánica 1/1990, de Ordenación General del Sistema Educativo. La Orientación será considerada como un factor que favorece la calidad y mejora de la enseñanza.
Sus ámbitos de actuación se verán reducidos por la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE) del 2002, restringiéndose a la Orientación académica y profesional.
Por último la Ley Orgánica de Educación del 2006 (LOE), considera la Orientación educativa como uno de los principios que la inspiran.
 

Considerar la Orientación con objetivos educativos e integrada en el Sistema educativo nace intrínsecamente con éste concepto.
Puede considerarse a Jesse Davis (1871-1955) como el primero en proponer la integración de la actividad orientadora en el currículo escolar en introdujo en las escuelas secundarias el primer programa de Orientación. Por esto, se le puede considerar el padre de la Orientación educativa.

En cuanto a las leyes más importantes que contextualizan la educación en el Sistema educativo español, encontramos:

La LOGSE que resalta la dimensión educativa de la orientación, como:

  • El concepto de la propia educación como orientación para la vida, es la propia educación bajo el aspecto de maduración de la personalidad de cada alumno concreto y de la concreción de su camino en la vida.
  • Orientación como asesoramiento sobre caminos diferentes y las opciones que pueden emprender las personas.
  • La Orientación significa educar en la capacidad para tomar decisiones propias. Esta tarea, aunque parte de la acción del tutor, implica a todo el profesorado.
  • Y, la Orientación psicopedagógica como instrucción y capacitación de los alumnos para sus procesos de aprendizaje.

Por otra parte, la LOE considera la Orientación educativa como un medio para lograr la formación personalizada que posibilite una educación integral.

Según las Cajas Rojas del MEC los objetivos de la Orientación son:

  • Contribuir al desarrollo de todos los aspectos de la persona, con la personalización de la educación, contribuyendo a una educación individualizada, con aptitudes e intereses concretos.
  • Ajustar la respuesta educativa a las necesidades específicas del alumnado, mediante adaptaciones curriculares y metodológicas.
  • Favorecer la adquisición de aprendizajes funcionales, atendiendo al contexto real de los alumnos: “Educación para la vida”
  • Favorecer los procesos de madurez personal, de desarrollo de la propia identidad y sistema de valores.
  • Prevenir dificultades de aprendizaje y asistirlas.
  • Contribuir, e incluso, negociar conflictos, a la adecuada relación entre los integrantes de la comunidad educativa (profesorado, alumnado, familias comunidad educativa, entorno social).

 
La Orientación interviene en los siguientes ámbitos:

  • Orientación Personal, a través del proceso de ayuda para que el sujeto llegue a un conocimiento de sí mismo y de su entorno, para ser capaz de resolver sus propios problemas.
  • Orientación Escolar para mejorar el rendimiento académico, el desarrollo de aptitudes y la adaptación al centro.
  • Orientación Profesional que ayuda al alumno a elegir y prepararse para una profesión.
  • Orientación Familiar para asesorar y colaborar con la familia en la educación de sus hijos, haciéndoles más partícipes en el proceso educativo.

Las fases en las que se divide la Orientación educativa son:

  • La evaluación inicial: con el fin de lograr una primera evaluación del problema, debe recabarse la información necesaria.
  • El período exploratorio: pretende un completo conocimiento de las múltiples facetas que integran la personalidad del individuo.

En éste último período se distinguen dos fases:

  • La diagnóstica, en donde el orientador se preocupa por el rendimiento académico y madurez general del alumno; dominio de los materiales instrumentales y técnicas; procesos de pensamiento y lenguaje; mundo de intereses, actitudes, valores y rasgos personales; procesos de habituación y adaptación; anomalías y trastornos del aprendizaje.
  • La predictiva, en la que debe determinarse qué queremos predecir: éxito en determinadas materias, mayor ajuste emocional, cambio de conductas; y luego, cómo efectuaremos el pronóstico, con qué datos y qué criterios de referencia o validez.

Actualmente se establecen cuatro modelos de intervención en Orientación educativa:

  • Modelo de servicios: de tipo terapéutico. Su objetivo principal es satisfacer necesidades de carácter personal, educativo y socio profesional del individuo.
  • Modelo de servicios actuando por programas: en el que se parte del análisis del contexto. La unidad de intervención es el grupo-clase. Los objetivos son preventivos y de desarrollo.
  • Modelo de programas: en este se analiza el contexto para detectar necesidades, se formulan objetivos, se planifican actividades, se pone en marcha y se evalúa el programa.
  • Modelo de consulta: en el que la intervención es indirecta, individual y/o grupal. Se parte de una información y clasificación del problema. Se diseña un plan de acción, se ejecuta y, posteriormente se evalúa y se dan sugerencias al consultante.
  • Modelo tecnológico: este último ha sido propuesto por Rodríguez Espinar. Se basa en sistemas y/o programas auto- aplicables. Se centra en la información y orientación vocacional, en presencia del orientador que actúa como consultor.

Según Rodríguez Espinar, en el año 1993, son tres los principios que sustentan la intervención orientadora:

  • Principio de Prevención primaria: La orientación es esencialmente preactiva, prioriza las etapas de transición del alumnado. Es necesario el conocimiento de las características y circunstancias personales del alumno para anticiparse a posibles dificultades. Se considera muy importante el entorno social.
  • Principio de Desarrollo: facilitar el crecimiento del sujeto a lo largo del proceso de enseñanza- aprendizaje.
  • Principio de Intervención social: en este se considera el contexto o marco social para la intervención. Que el alumno conozca y reconozca los factores que le impiden el desarrollo personal. Las discrepancias entre valores y objetivos del alumno y de la institución se resuelven más con el cambio del contexto.
  • Principio Antropológico: según Bisquerra, en el año 1998, este principio se justifica debido a que el progreso social como generador de cambios y necesidades puede desbordar a las personas.

Hay una serie de técnicas utilizadas por el orientador en su labor.

Aquellas específicas para la evaluación psicopedagógica pueden ser:

  • Técnicas Objetivas, si limitamos las alternativas de respuestas, son muy sistemáticas y estructuradas. Valen para evaluar aspectos concretos de la personalidad (cuestionarios, inventarios, escalas de estimación).
  • Técnicas Subjetivas, en las que por el contrario dan más libertad de respuesta (lista de adjetivos, técnicas de clasificación Q, entrevistas).
  • Técnicas Proyectivas que también dan amplia libertad de respuesta y se utilizan para complementar u obtener información, que de otra forma no hemos alcanzado.
  • Técnicas Psicométricas miden aspectos del comportamiento humano a través de tests.

En el caso de las entrevistas encontramos las de diagnóstico para recoger información y elaborar el historial personal del alumno, averiguando las causas del problema y preparando la intervención. También están aquellas entrevistas enfocadas en relación de ayuda.

Otra técnica empleada son los materiales curriculares para la orientación, que actúan como mediadores entre la currícula y la práctica educativa. Están aquellos relativos al profesorado, elaborados por la Administración o por especialistas, que sirven de soporte al profesorado para su ejercicio profesional, y los elaborados para facilitar las tareas de orientación en el aula. Entre ellos destacamos:

  • Proyecto para la Reforma de la enseñanza.
  • El Libro Blanco para la Reforma del Sistema Educativo.
  • La Orientación Educativa y la Intervención Psicopedagógica.
  • Orientación y Tutoría: ESO (1992)
  • Orientación para el tratamiento de la Diversidad: ESO (1995)

También están los materiales curriculares relativos al alumnado. Estos últimos ejemplifican formas concretas de implementar tareas de orientación con los alumnos bajo la supervisión del profesor. Algunos serían:

  • Programa “Tengo que decidirme”, de Álvarez en 1991.
  • Programa Decide en la ESO, de Rodríguez Moreno en 1992.
  • Programa de Exploración y Planificación de la Carrera y el Empleo (EPCE).
  • Programa de Formación y Orientación Profesional: Técnicas de búsqueda activa  de empleo e iniciativa empresarial, de García Vidal, Vallés y Núñez en 1995.
  • Programa Orienta, 2009.

Con las técnicas de observación accedemos a información a través de anecdotarios, relatos, informes, listas de control, cuestionarios.

Continuando con las técnicas empleadas por el orientador hay también distintos tipos de Programas:

  • Aquellos que tratan sobre técnicas de estudio, a través de la adquisición de estrategias integradas y a desarrollar en el propio proceso enseñanza- aprendizaje.
  • Para la toma de decisiones, a través del desarrollo de capacidades como podrían ser la localización, selección y uso de la información.
  • Los Programas de Desarrollo Vocacional y Profesional para que el sujeto conozca sus posibilidades para el estudio y su desempeño profesional.
  • Los Programas de Orientación para el Desarrollo Personal ofrecen estrategias y técnicas referidas al alumno, al profesor y al grupo de compañeros.

Dentro de las técnicas de grupo encontramos los sociogramas, para analizar la estructura informal de la clase (líderes, aislados, rechazados); el diagnóstico de roles que permite conocer los distintos papeles o funciones desempeñados por los alumnos dentro de la clase y la dinámica de grupo que es para desarrollar actitudes cooperativas y promover el aprendizaje de toma de decisiones consensuada.

Por último, podemos hablar de los Programas de orientación asistidos por ordenador. Estos sirven de soporte en los ámbitos personal, académico y profesional. El aspecto más desarrollado es la orientación para la carrera.
Los tipos de programas pueden ser de perfiles ocupacionales; tests psicométricos; sistemas de obtención de información (bases de datos); juegos y simulaciones relacionadas con el trabajo; sistemas de adecuación; programas para el proceso de toma de decisiones e instructivos de búsqueda de empleo.

Fuente: "Formación y Orientación Laboral", Editorial MAD. Año 2008

 

TEMA 2 La orientación profesional y laboral.

En relación a los antecedentes podemos señalar que, formalmente, la práctica de la Orientación y selección profesional comienza en la medida en que el trabajo se va considerando como una función social esencial y un derecho del hombre, junto a la consagración de los derechos sindicales del trabajador.

Van configurando la práctica la aparición de la psicometría con la medición aptitudinal y conductual; los estudios sobre el análisis de los puestos de trabajo, debido a la estructuración de la empresa en unidades o divisiones de producción; y el desarrollo del movimiento por la higiene mental.

El desarrollo científico de la Orientación profesional se inicia con F. Parsons, en el año 1908, que inaugura en Boston una oficina de información y asesoramiento para jóvenes que buscaban trabajo.

Actualmente se define el concepto de orientación profesional como un proceso de ayuda, tanto individual como grupal, de carácter continuo y progresivo. Este va dirigido a todos los individuos de todas las edades y en todos los momentos de la vida. Integra aquellas dimensiones que contribuyen a la realización personal, educativa, vocacional y laboral, en relación con el desarrollo de conductas vocacionales e interviene sistemática y técnicamente desde perspectivas que implican a los distintos agentes educativos, comunitarios y socio-laborales. Asume los principios de prevención, desarrollo e intervención social y está integrada en el proceso educativo a través del currículo escolar y en el mundo laboral.

En cuanto a los principios básicos de la Orientación profesional, el acento de la misma debe estar en facilitar la funcionalidad de los aprendizajes para conectarlos con el entorno y relacionarlos con un futuro previsible que el sujeto deberá decidir.

La Orientación es el asesoramiento sobre caminos diferentes y las opciones que pueden desarrollar las personas. Significa educar en la capacidad de toma de decisiones, en la instrucción y capacitación de los alumnos para su proceso de aprendizaje.

Álvarez González, en 1995, da un concepto que recoge los principios de prevención, desarrollo e intervención social, en el que el sujeto es parte activa en un proceso continuo. La prevención primaria se dirige a alumnos con problemas aparentes, antes de que aparezcan síntomas problemáticos y actúa a través de estrategias mediadoras, incidiendo en el contexto, implicando a familia, agentes sociales, instituciones formativas.

Este principio ha tenido escasa relevancia en el campo educativo, no obstante, tiene su ámbito de aplicación propio en los momentos o períodos de tránsito en el itinerario formativo- profesional, cambios de etapa o ciclo en el sistema educativo, transición del sistema educativo al mundo laboral, en el que el sujeto necesita tomar decisiones de carácter vocacional.

En el principio de desarrollo se equipara la Orientación como proceso de desarrollo a lo largo de toda la vida del individuo. Considera al sujeto como un ser en continuo proceso de crecimiento personal y a la educación como agente activador y facilitador del desarrollo.

En el principio de intervención social no sólo se considera la adaptación del individuo al medio sino también en la necesidad de intervenir en aquellos aspectos del contexto educativo y social que interfieren en su realización personal y toma de decisiones, como ser la familia, amigos, modas, medios de comunicación, estereotipos sociales…

Álvarez Rojo y Rodríguez Espinar agregan el principio antropológico, ya que la Orientación debe “orientarse” hacia el desarrollo del tipo de hombre que se deriva de unos fundamentos filosóficos y antropológicos.

Es fundamental destacar que los conceptos de Orientación profesional y Orientación vocacional se diferencian en matices. El primero se relaciona con la tarea profesional y su ejercicio, mientras que el segundo incide más sobre aspectos procesuales y previos a la elección.

El MEC señala el carácter de la Orientación profesional como desarrollo de un proceso de orientación para que el alumno alcance la madurez vocacional. El desarrollo de la madurez decisoria y vocacional que implica la capacitación para la toma de decisiones autónomas, acordes con sus capacidades e intereses, tiene implicaciones intelectuales muy amplias: no sólo de representación o aprehensión de la realidad, sino también de toma de conciencia, de valorar, de comparar y de supeditar unas expectativas a otras, que deben ser enseñadas.

En la Formación Inicial/ reglada encontramos la Formación Profesional de base y la Formación Profesional específica de grado medio y superior.
Entre los principios básicos de la Orientación en la Formación inicial, debemos señalar que:

 

  • La Orientación vocacional debe realizarse como una pare integrante del proceso educativo y formativo de los alumnos con el fin de lograr la mayor armonía posible entre las capacidades, actitudes, valores e intereses de la persona y las exigencias derivadas de la opciones laborales, con objeto de encontrar la propia autorrealización.
  • El agente de la decisión es el sujeto que debe decidir,  mientras que el orientador debe asesorar y orientar, potenciando la autonomía y la actividad del alumno.
  • Requiere de la implantación de programas enmarcados en un proceso sistemático que abarque toda la escolaridad.
  • La Orientación vocacional debe abarcar el propio entorno social como recurso didáctico primordial.
  • Ha de tenerse en cuenta los factores del desarrollo evolutivo del sujeto, y sus características personales, familiares y sociales.
  • Sus actividades deben estar concebidas desde una perspectiva interdisciplinar relacionadas con el currículo escolar.

La Orientación profesional es una disciplina dirigida a la intervención, que cuenta con varios modelos para adecuarse a las distintas necesidades, contextos y destinatarios.

Los modelos de intervención en la Formación inicial pueden ser:

  • Directa e individualizada, el que encontramos el Modelo de Counseling.
  • Directa grupal, representada por el Modelo de Servicios actuando por programas y el Modelo de Programas.
  • Indirecta individual y/o grupal, con el Modelo de Consulta.
  • Y la intervención a través de medios tecnológicos.

El modelo de servicios por programas ha sido primordial en España, a partir  de la década del ´70. Aquí el especialista era el único agente de intervención.
La Orientación funcionaba asesorando en los centros educativos distribuidos por zonas.

De la LOGSE surge el modelo organizativo y funcional que contempla dos tipos de servicios: uno externo zonalizado, constituido por equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEPS); y otro interno con los Departamentos de Orientación en los centros de educación secundaria, tutoría y la acción orientadora del profesorado.

En este modelo de servicios por programas se parte del análisis de necesidades y se concreta en programas que deben desarrollar los profesores, asesorados técnicamente por los Departamentos de Orientación de los centros o los EOEPS.

Las características principales son:

  • El profesor se responsabiliza de la tarea de orientación en su clase.
  • Se analiza el contexto, el grupo- clase es la unidad de intervención y va dirigido a todos los alumnos.
  • Los objetivos se estructuran como parte de un proceso temporal, de forma preventiva y de desarrollo.

Dentro del modelo de intervención de servicios por programas, los programas de orientación profesional que mejor se adecuan son los que se encuadran en el movimiento de educación para la carrera.
Estos se proponen acercar la Orientación a la educación y potenciar el desarrollo vocacional implantando conceptos vocacionales en el currículum escolar. Proporcionar al sujeto una madurez personal y vocacional de preparación para el ajuste a los cambios sociales y profesionales para su incorporación a la vida adulta.

Todo programa o intervención que se efectúe en la orientación profesional debe actuar sobre las áreas del auto- conocimiento (auto- observación); el conocimiento de las opciones académicas y profesionales que ofrece el sistema educativo y las posibilidades laborales del mercado; y los procedimientos para aprender a planificar un proyecto de vida, que conduzca a tomar decisiones autónomas y responsables.
 

 

El siguiente texto se ha extraído de EDUCAWEB.COM y refiere al Tema 2

Hablamos de formación profesional continua para referirnos a la formación no reglada dirigida a la población que ejerce una actividad en el mundo laboral.

Estas enseñanzas nacen de las necesidades de cambio de la sociedad.

La repercusión de las nuevas tecnologías en la reestructuración del mundo laboral, los problemas del paro, la internacionalización de la economía del comercio, el impacto de las comunicaciones, la modificación de los procesos productivos, la amplitud de los conocimientos, la información disponible, el reto de la competitividad, la terciarización de la sociedad, repercuten, entre otras cosas, en el mundo de las profesiones y crean la necesidad de adaptarse a nuevos perfiles profesionales.

La formación es una necesidad reconocida en todas partes, especialmente en Europa, como motor de cambio, como una forma de superar la crisis actual en todos los ámbitos de actuación económica y social. La velocidad del cambio es tan grande que obliga a una formación continua de los profesionales, al reciclaje y hasta a la posibilidad de cambiar de profesión. Este contexto justifica un sistema flexible y dinámico de educación permanente de adultos en activo o en paro, de carácter compensador de integración sociocultural, que pueden ofrecer las enseñanzas no regladas.

Las principales características de estas enseñanzas son su organización fuera del marco del sistema oficial reglado, su flexibilidad tanto en los programas de estudio como en su organización, la descentralización de la oferta más allá de las grandes ciudades y la diversidad de organismos que realizan estas actividades formativas.
Tipología de las organizaciones que ofrecen formación profesional no reglada

Administraciones públicas:
Autonómica
Departamentos
Organismos autónomos dependientes
Local
Ayuntamientos
Consejo de empresas municipales
Estatal

Universidades:
Públicas y privadas

Entidades sin ánimo de lucro:
Patronales
Sindicatos
Gremios y asociaciones
Cámaras de comercio
Colegios profesionales
Asociaciones de profesionales

Entidades privadas con finalidad lucrativa:
Consultorías (organismos de formación)
Centros de enseñanzas no regladas
Empresas de trabajo temporal

Empresas:
Vis à vis de su personal
Fuente: Estudio de Millan, 1997
 

Tipos de Formación Profesional no reglada

La finalidad de estos programas es proporcionar a los jóvenes una formación básica y profesional que les permita incorporarse al mundo laboral o reiniciar sus estudios, especialmente la formación profesional específica de grado medio, mediante la superación de una prueba de acceso a partir de los diecisiete años. Pueden acceder a estos programas los alumnos desescolarizados mayores de dieciséis años que no hayan obtenido una titulación académica superior a la del graduado escolar o aquellos que no posean el título de formación profesional de primer grado.

La duración total de los programas es de nueve meses y están estructurados en diferentes áreas:

  • Área de formación profesional específica (entre un 50 % y un 70 % del tiempo o del horario semanal o del programa)
  • Área de formación y orientación laboral (entre un 10 % y un 15 %)
  • Área de formación básica (entre un 10 % y un 30 %)
  • Actividades complementarias
  • Tutoría Una vez finalizado el programa, el alumno recibe un certificado en el que consta el nombre total de horas cursadas y los contenidos desarrollados.

Existen dos modalidades de programas de garantía social: los planes de transición al trabajo (PTT) y programas de nivel-1 (PN-1).
Algunos ejemplos de programas de cualificación profesional inicial: ayudante de cocina y auxiliar de servicios de restauración; operaciones auxiliares de mantenimiento de vehículos; auxiliar en técnicas estéticas; auxiliar de peluquería; operaciones auxiliares de agricultura y transformación agroalimentaria; actividades auxiliares en viveros, jardines y parques; reparador de calzado y marroquinería y creación de pequeños artículos de guarnicionería; operaciones cortinaje y complementos de decoración; operaciones de lavandería y arreglos de artículos textiles; ayudante de instalaciones electrotécnicas y de comunicaciones; operario de carpintería, etc...
Formación ocupacional

Desde las administraciones públicas se promociona el desarrollo de cursos de formación ocupacional dirigidos a la preparación de trabajadores en activo o en paro para acceder a una ocupación o bien para mejorar su puesto de trabajo. Es una formación eminentemente práctica de carácter no reglado.

Algunos ejemplos de cursos son: ofimática, simulación de empresas, contabilidad, confección, diseño y moda, gestión fiscal, gestión de pymes, técnico de sonido, programarios (software), CAD, electrónica digital, automatismos eléctricos, electricidad del automóvil, chapa y pintura, frío industrial, robótica, control de calidad, telemática, redes de comunicación, empalmador de fibras ópticas, soldadura, comercio exterior, telemárqueting, auxiliar de laboratorio, autoedición, fotocomposición, dietética, auxiliar de clínica, animación sociocultural, monitor de deportes, paleta, pladur, rehabilitación de edificios, carpintería metálica, cerámica, joyería, floristería, jardinería, trabajo familiar, barman, vigilante de seguridad, masaje terapéutico, peluquería, carnicería, cajero de supermercados, pastelería, mozo de almacén, animación turística, técnico en medio ambiente, agricultura biológica, conservación del patrimonio, cartografía, limpieza industrial, mensajería, etc.

La duración de estos cursos es de 3 a 6 meses y son de carácter gratuito, subvencionados por las administraciones autonómicas, estatales y de la Unión Europea como por ejemplo el Fondo Social Europeo.

Enseñanzas no regladas superiores

Son estudios que requieren el bachillerato para acceder a ellos. Se consideran en este sentido enseñanzas superiores aunque su titulación no es oficial. Estos estudios han proliferado especialmente en los últimos años como alternativa o complemento al sistema oficial. Estas enseñanzas las imparten tanto universidades públicas y privadas como centros privados no universitarios.

Por un lado, las universidades tienen potestad para ofrecer "títulos propios" (no homologados por el M.E.C. y, por tanto, no reglados), que son aquellos estudios que la sociedad reclama y no están cubiertos por la oferta de las enseñanzas oficiales homologadas. Dependen de la propia universidad donde se imparten, su organización académica es similar a la de las titulaciones oficiales pero su titulación responde a Graduado para los estudios de primer ciclo y Graduado superior para los estudios de segundo ciclo.

Por otro lado, las universidades también ofrecen como enseñanzas no regladas, estudios universitarios para postgraduados: cursos de postgrado y masters (los doctorados en cambio, son estudios reglados).

Paralelamente existen otros muchos centros, privados y generalmente no universitarios, que imparten estudios superiores no reglados. La mayoría de estos estudios se refieren al campo de les ciencias económicas y la administración de empresas. A veces, algunos de estos centros pueden estar vinculados a alguna universidad.

La Formación ocupacional refiere a las acciones formativas dirigidas a la inserción y reinserción laboral de los trabajadores desempleados.
Es competencia de la Administración Laboral a nivel general. A través del Plan de Formación e Inserción Profesional (Plan FIP), mediante los Programas de Formación Profesional Ocupacional, gestionados por el Ministerio de Trabajo (INEM) y las Comunidades Autónomas competentes.
De esta forma se pretende proporcionar cualificaciones requeridas por el sistema productivo para la posterior inserción laboral.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, teniendo en cuenta las propuestas de las Comunidades Autónomas, realiza una planificación trienal de las acciones a desarrollar, distribuidas por especialidades formativas y colectivos prioritarios, en función de las características del paro y las necesidades de formación de los sectores productivos.
Por su parte el INEM y las Comunidades elaboran la programación anual de los cursos, de acuerdo con lo establecido en la planificación.

La Formación continua es el conjunto de acciones formativas que se llevan a cabo por las empresas, los trabajadores o sus respectivas organizaciones, para la mejora de las competencias y cualificaciones, como a la recualificación de los trabajadores ocupados.
Esta misma se encuentra gestionada de acuerdo al Real Decreto 1046/2003, por el que se regula el subsistema de formación profesional continua.
Esta formación proporciona conocimientos y prácticas adecuadas a los requerimientos, en cada momento, de las empresas. Para que el trabajador logre mayor competitividad con su mejora de la capacitación profesional y formación individual.
Sus funciones son de adaptación, promoción social y prevención.

La estructura organizativa y de participación está constituida por una Comisión Estatal de formación continua, adscrita al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, formada por las organizaciones empresariales y sindicales más representativas, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y las Comunidades Autónomas y el resto de miembros a propuesta de cada una de las organizaciones y Administraciones representadas en dicha comisión.
Sus funciones serán de seguimiento y análisis de la planificación, ejecución y evaluación de las iniciativas de formación continua.

Asimismo se constituye la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, integrada por la Administración general del Estado, a través del INEM, la Administración Autonómica y las organizaciones empresariales y sindicales más representativas, presidido por un miembro de la Administración General del Estado.
Sus funciones son, entre otras, la difusión e impulso entre empresarios y trabajadores del subsistema de formación continua;  la coordinación y evaluación de sus políticas; la elaboración anual de su informe a nivel del Estado; seguimiento y control de las acciones formativas.

Los principios básicos de intervención para la Formación Ocupacional y Continua son los siguientes:

  • Se mantiene la tradición educativa y asistencial de la formación profesional.
  • Su punto de partida es el análisis actual del mercado de trabajo, las tendencias de renovación y las exigencias de las nuevas tecnologías.
  • Interviene en la madurez ocupacional con objeto de mantener el empleo o superarse en él.
  • Actúa sobre la motivación académico- ocupacional como medio de mejora de la calidad de formación y sobre el enseñar a aprender a aprender y destrezas en la toma de decisiones.

Los modelos de orientación en la formación profesional deben centrarse tanto en el sujeto como en el mercado de trabajo.
En este sentido se pretende encontrar el equilibrio entre el adulto y las exigencias del mercado.

El modelo presenta un doble ajuste: primero entre el sujeto- curso de formación, y la adecuación del programa a las exigencias del mercado laboral, necesidades por parte de los empleadores y los perfiles ocupacionales. El total es un proceso interactivo, indivisible y único.

Otro modelo responde al Programa de orientación de la madurez ocupacional. Considerada ésta como el producto de la interacción entre el sujeto y las exigencias de la innovación tecnológica relacionadas con la profesión.

La necesidad de orientación profesional y laboral para la inserción socio- profesional se justifica por la presencia de tres tipos de necesidades:

  • La inadecuada madurez personal y vocacional que presentan los jóvenes para afrontar su incorporación a la vida adulta y activa. Siendo preciso proporcionar instrumentos necesarios para el auto- conocimiento, información del contexto, planificación de la carrera a corto y medio plazo, competencias para la toma de decisiones y estrategias de aproximación al mundo laboral, que en su conjunto constituye el proceso de auto- orientación.
  • La adecuación del sistema educativo a las necesidades del mercado laboral, teniéndose en cuenta los cambios tecnológicos, culturales, económicos y sociales, y proporcionando formación polivalente en conocimientos, habilidades y competencias.
  • Responde a la necesidad social por la escasez de puestos de trabajo para los jóvenes y la inadecuada formación para la actual demanda de trabajo.

La auto-orientación en el currículo como procedimiento de inserción es considerado por la LOGSE, especialmente en las enseñanzas técnico- profesionales. Del mismo modo, se considera este tipo de formación, en la formación profesional específica, a través del módulo profesional de formación y orientación laboral.

Entre otras iniciativas, proyectos y programas de formación para la inserción socio- profesional de los jóvenes encontramos:

  • Plan Nacional de Formación e Inserción Profesional (Plan FIP), que desarrolla programas de formación profesional ocupacional a través del INEM y las Comunidades Autónomas.
  • Escuelas taller y Casa de Oficios, gestionados por distintas instituciones.
  • Fomento de cooperativas y de la economía local y/o regional.
  • Centro de creación de empresas.
  • Programas de iniciativas locales de ocupación, gestionados por las administraciones locales, para impulsar, promocionar y financiar iniciativas que generen empleo a través de la creación de pequeñas y medianas empresas.

 
Respecto a las referencias legislativas que enmarcan la temática de Orientación profesional y laboral encontramos la siguiente:

  • Ley Orgánica 2/2006, de 3 de Mayo, de Educación (LOE)
  • Ley Orgánica 1/1990, de 3 de Octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE)
  • Ley Orgánica 10/2002, de 23 de Diciembre, de Calidad de la Educación (LOCE)
  • Ley Orgánica 5/2002, de 19 de Junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional
  • Real Decreto 1046/2003, de 1 de Agosto, por el que se regula el subsistema de formación profesional continua

 

Fuente: "Formación y Orientación Laboral", Editorial MAD. Año 2008

 

TEMA 3 La orientación educativa y profesional en los distintos países de la Unión Europea.

Dentro de los antecedentes de la Orientación educativa y profesional en los distintos países de la Unión Europea encontramos los siguientes:

  • Con el Tratado de Roma de 1957 se dio inicio a la Comunidad Económica Europea (CEE) y se sentaron las bases de lo que serían los servicios de Orientación con perspectiva pública e institucional.
  • En 1963 una decisión del Consejo (CEE) estableció acuerdos relativos a la Orientación profesional para jóvenes y adultos, durante toda su vida activa.
  • En 1966 una recomendación de la Comisión estimulaba el desarrollo de la Orientación profesional por parte de los Estados miembros, haciendo hincapié en los siguientes puntos:
  1. Fomentar el desarrollo de actividades de Orientación profesional para jóvenes y adultos.
  2. Estructurar los servicios de Orientación en función de las necesidades de la población.
  3. Dar continuidad a la acción orientadora con lazos de unión entre los servicios educativos., formativos y de empleo.
  4. Reforzar la colaboración entre los Estados miembros.

El Tratado de Maastricht, en 1992, y el establecimiento del mercado único, en 1993, facilitaron la puesta en marcha de una serie de programas relacionados con la educación, la formación y con los servicios de orientación en primer plano. Destacándose el programa PETRA.

Las diferencias en los sistemas educativos y laborales de los distintos Estados miembros de la Unión Europea, derivan en una organización de los servicios de orientación diferentes.

De esta forma, observamos las siguientes modalidades de servicios:

  • En Alemania. Un Servicio de Orientación Académica Escolar de 6 a 25 años, dependientes de los Estados Federales, Autoridades locales y Universidades; y otro integrado en los centros escolares de 13 a 18 años que depende de los Estados Federales. Además, un Servicio de Orientación Profesional, para todas las edades, cuyo responsable es el Instituto Federal de Empleo.
  • En Bélgica. Se dan cuatro servicios: Centros Psico-médicos sociales, desde Pre- escolar a Secundaria pudiéndose extenderse a adultos, que depende del Ministerio de Educación. Centro de Orientación Universitaria, de 18 a 25 años, dependiente de las Universidades. Servicio Flamenco de Orientación Profesional y Colocación, para trabajadores activos y desempleados, con la Administración Laboral como responsable. Y, Oficinas de Orientación Escolar y Profesional, a partir de los 16 años, dependiente de los Servicios de Empleo, Oficina Nacional de Ocupación y Secretariado de Aprendizaje.
  • En España. Encontramos cinco modalidades de servicio: Departamentos de Orientación en Centros de Enseñanza Secundaria, para la ESO y Post-obligatoria, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP), para educación infantil y primaria, con la responsabilidad del mismo Ministerio. Servicios externos Autonómicos de las Comunidades, desde enseñanza infantil a secundaria, que dependen de las Administraciones Educativas Autonómicas. Centros de Orientación e Información del estudiantes (COEI), para universitarios de 21 a 25 años, cuyos responsables son el Ministerio de Trabajo y la Universidad. Y, por último, Servicios de Orientación Profesional (INEM), de 16 a 25 años, especialmente desempleados, dependiente del Ministerio de Trabajo.

 

Las características generales de los servicios de orientación en la Comunidad Europea son:

  • Modelos organizativos y funcionales diferentes.
  • A cargo de centros externos, aunque en los últimos años se está modificando esta tendencia.
  • Excepto Portugal, el rol del orientador se comparte con el de profesor.
  • En algunos países, sobre todo en Bélgica, Francia y Luxemburgo, tiene especial importancia el papel del profesor- tutor como orientadores.
  • Aumenta el desarrollo de la orientación a través del currículo.
  • No hay homogeneidad al abordar la orientación para adultos.
  • No existen planes estructurados de formación continuada de los profesionales de la orientación.
  • Hay un especial interés por los servicios de orientación para jóvenes que no reciben educación a tiempo completo, aunque en pocos países es sistemático.
  • En todos los países hay instituciones públicas de colocación coexistiendo, a veces, con entidades privadas.
  • En algunos países existen simultáneamente entidades públicas de orientación, centros sin ánimo de lucro y centros privados.
  • En general no hay buena coordinación entre los servicios educativos y los laborales.
  • La mayoría de los países hay un apoyo a los servicios institucionales, o bien con estructuras locales de asesoramiento, o bien con centros nacionales de información.
  • Existen asociaciones profesionales que aúnan a los trabajadores de los servicios de orientación.

Los servicios de orientación desempeñan diversas funciones según el país:
 

  • Información. Proporciona datos objetivos.
  • Evaluación. Establece adecuación entre las opciones, aptitudes y capacidades de la persona.
  • Asesoramiento. Sugerencias del orientador por su experiencia.
  • Consejo. Recomendaciones basadas en juicios de diagnóstico.
  • Enseñanza profesional. Desarrollo de programas formativos profesionales.
  • Colocación. Facilita la incorporación laboral o realización de cursos.
  • Representación legal. Mediación entre las personas y las instituciones.
  • Retroalimentación. Informa a los responsables de formación y empleo acerca de las necesidades insatisfechas.
  • Seguimiento. Contacta con los receptores de los servicios de orientación para conocer los resultados y reiterar la ayuda si se precisa.

Las diferencias estructurales y organizativas de los servicios en la Comunidad Europea, dan lugar a la diversidad en estatus y formación profesional: desde un Consejero de orientación con formación psicopedagógica, un Psicólogo orientador con formación de Psicología y especialidad en Orientación, un profesor orientador con formación Psicopedagógica, un insertor laboral con formación ocupacional a un informador experto en mercado de trabajo.

También se diferencian la responsabilidad organizativa y directiva de los servicios de orientación.
En el caso de Francia, Grecia, Irlanda y Luxemburgo, recae en la Administración Central. En Reino Unido y Dinamarca, sobre las autoridades locales, y de forma compartida por las administraciones centrales y las autonómicas y/o regionales, en Alemania, Bélgica, España, Italia y Portugal.

Las tendencias actuales en la Comunidad Europea son:

  • Como un proceso continuo, desde el inicio escolar al fin de la vida adulta y activa;
  • Que trasciende el modelo terapéutico hacia programas curriculares, grupales, con intervención de las nuevas tecnologías y considerando el contexto familiar y socio- laboral;
  • El individuo tiene un rol participativo en el proceso;
  • Hay una mayor conciencia de la dimensión europea de los servicios de Orientación;
  • Se observa una aplicación de los principios del mercado y potenciación de los servicios de orientación en las Universidades, a razón de la movilidad laboral, intercambio de estudiantes y aparición de nuevas perspectivas profesionales.

De los servicios de orientación se espera que fomenten la toma de conciencia de las oportunidades académicas, profesional y laboral en los distintos países de la Unión Europea; que informen sobre las mismas; que den respuesta a las demandas de otros países y que faciliten el regreso de aquellos que quieren volver a su país.
 

Dentro de las iniciativas en el ámbito nacional encontramos las siguientes:

- Relaciones transfronterizas. Entre los Estados que comparten frontera se han establecido habitualmente relaciones de diversa índole. Del tipo de comunicación, con reuniones periódicas entre profesionales de la orientación, compartiendo fuentes de información; de cooperación, con exposiciones y publicaciones conjuntas; de coordinación e intercambio de información.

- Iniciativas transnacionales. Actualmente existen cuatro posibilidades: En principio, mecanismos de información sobre expectativas académicas y profesionales en otros Estados miembros.
En el caso de Bélgica, con la Euro-Guía para profesionales de la Orientación y la información. En Francia con la guía del estudiante europeo. En Luxemburgo con base de datos sobre estudios superiores en los países vecinos.
En segundo lugar, la elaboración de materiales curriculares para desarrollar la conciencia europeísta. En el caso de España está la edición de material didáctico sobre la dimensión europea, del MEC.
En tercer lugar, en algunos casos se facilita a los estudiantes la realización de prácticas de formación en otros Estados miembros.
Y por último, se dan cursos de formación para profesionales de la orientación con la incorporación de elementos impulsores de la dimensión europea.

- Transferencia de experiencias. Cada vez es más común que las experiencias llevadas a cabo en un país, en el campo de los servicios de Orientación sirva de base para el desarrollo de servicios similares en otros países. Así, por ejemplo, el modelo alemán de centros de información laboral (BIZ) ha servido de base para la organización de tales centros en Dinamarca y Luxemburgo.

Con respecto a las iniciativas comunitarias, también son de carácter educativo y orientador, relacionadas con el empleo y la inserción laboral de los jóvenes, como ser:

  • Programa de intercambio de jóvenes trabajadores, con el objeto de recibir nueva formación y adquirir mayor experiencia. De 18 a 28 años.
  • PETRA. Programa de acción para la formación de los jóvenes para la vida adulta y profesional, para el empleo y para la formación continua. Destinado a jóvenes de entre 15 a 25 años, jóvenes parados, profesores y formadores.
  • RED EURES. Orientación para la búsqueda de empleo. Mismos destinatarios que en PETRA.
  • IRIS. Acciones encaminadas a promover la igualdad de oportunidades entre ambos sexos. Destinado al mismo grupo que PETRA Y RED EURES.
  • HELIOS. Para la inserción social y laboral de los minusválidos a través de la readaptación profesional y la integración social y económica. Para estudiantes con discapacidades.
  • COMETT. Desarrollo de la Cooperación entre la Universidad y la empresa para la formación tecnológica (de alta cualificación). Destinado a estudiantes universitarios o graduados.
  • ERASMUS. Movilidad e intercambio de estudiantes universitarios para realizar parte de sus estudios en una Universidad de otro Estado miembro de la Comunidad.
  • HORIZON. Programa dirigido a discapacidades, a personas que tienen dificultades específicas para integrarse económica, social y profesionalmente. Dirigido a personas disminuidas y grupos desfavorecidos y marginales. 
  • “Tour” de Europa de los Jóvenes. Programa de intercambio laboral y multilateral de los jóvenes de 18 a 28 años.
  • La Juventud con Europa. Programa para el fomento de intercambios de jóvenes en la Comunidad Europea, de 15 a 25 años.
  • EUROTECNET. Programa para la innovación de la Formación Profesional inicial y continuada, para jóvenes de 15 a 25 años.
  • FORCE. Programa para el desarrollo de la Formación Profesional continuada de los trabajadores en la CE.
  • SPEC. Programa de soporte a la creación de la ocupación, para jóvenes y desempleados.

Otras iniciativas comunitarias en el ámbito de la orientación y el empleo son:

  • Task Force de Recursos Humanos, Educación y Formación de las Comunidades Europeas. Con estudios y conferencias sobre el uso de la informática.
  • Programa SCIENCE. Plan de Fomento de la cooperación internacional y el intercambio de investigadores europeos.
  • Programa LINGUA. Programa dirigido a los futuros profesores de idiomas. Promueve el conocimiento de las lenguas extranjeras en la Unión Europea.
  • Programa SÓCRATES. Programa para el desarrollo de una educación de calidad y de un espacio europeo de educación abierto. Desde 1995, este programa integra a los programas LINGUA, EURYDICE y ERASMUS.
  • Programa LEONARDO. Programa para la aplicación de una política de formación profesional.
  • Programa ERGO. Programa para el desarrollo de iniciativas de asesoramiento dirigidas a los desempleados de larga duración.
  • Iniciativas NOW. Tiene por objeto desarrollar la igualdad de oportunidades para las mujeres en el mercado laboral, y asegurar el acceso de las mismas a puestos de trabajo en sectores de expansión, así como su desarrollo profesional en aquellos sectores de los que son la mayor parte de la mano de obra.
  • Iniciativa YOUTHSTART. Pretende funcionar como un sistema de garantía para la obtención de cualificación profesional de aquellos jóvenes menores de 20 años que no la posean. El objetivo a largo plazo es la introducción progresiva de medidas que permitan a todos los jóvenes acceder a un empleo a tiempo completo, o a una forma reconocida de educación o formación.

También encontramos las redes y servicios comunitarios que ofrecen información y documentación sobre la orientación profesional, la formación profesional y el empleo:

  • La Red Europea de Centros de Recursos de Orientación
  • Red de información sobre la educación en la Comunidad Europea (EURYDICE)
  • Red Comunitaria de Centros nacionales de Información sobre el Reconocimiento Académico (NARIC)
  • Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP)
  • Red Europea de Servicios de Empleo (EURES)
  • Sistema de información mutua sobre las Políticas de empleo (MISEP)

 

Fuente: "Formación y Orientación Laboral", Editorial MAD. Año 2008

TEMA 4 La organización del sistema de orientación educativa y profesional en España en las Administraciones educativa y laboral.

La configuración organizativa y funcional del sistema de Orientación tiene una estructura doble y paralela, aquella que coincide con las estructuras y funciones generales del sistema educativo; y la estructura especializada, a través de la cual se aseguran los objetivos, funciones y actuaciones más específicamente orientadoras, de tutoría e intervención.

El modelo organiza en tres niveles las funciones de orientación y apoyo: el de tutoría, el Departamento de Orientación del centro y el de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica del Sector (EOEPS).A su vez, coincide con los tres niveles que estructuran la organización escolar:

  • En el aula, con los alumnos, a través de la función tutorial y orientadora como parte de la función docente.
  • En el centro educativo como institución integrada por el equipo docente, a través del departamento de orientación especializado y cualificado para determinadas actividades de orientación e intervención psicopedagógica.
  • En el sistema escolar, a través de los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica. Aunque coincide con determinadas funciones de los profesores orientadores o del Departamento de orientación, se caracterizan por una mayor especialización para la atención de problemas más complejos y específicos.

Los objetivos de la Orientación educativa y la intervención pedagógica propuestos por el MEC son:

  • Contribuir a la personalización de la educación, integrando todos los aspectos de la persona y a su individualización.
  • Ajustar la respuesta educativa a las necesidades particulares de los alumnos, por medio de adaptaciones curriculares y metodológicas.
  • Favorecer los aprendizajes más funcionales, mejor conectados con el entorno.
  • Favorecer los procesos de madurez personal, en relación al desarrollo de la propia identidad, sistema de valores, toma de decisiones.
  • Garantizar los elementos educativos más diferenciados y especializados.
  • Prevenir las dificultades de aprendizaje, no sólo asistirlas.
  • Contribuir a la adecuada relación e intervención entre los distintos integrantes de la comunidad educativa. - Contribuir a toda clase de factores de innovación y calidad, y en el apoyo técnico a la oferta educativa.

En relación a estos objetivos hay distintas modalidades de actuación:

  • Anticipadora y preventiva de los distintos tipos de problemas.
  • Compensadora ante los posibles déficit, carencias y desigualdades.
  • Favorecedora de la diversidad y del desarrollo individual, y de la capacidad y cualificación de los profesores.

Algunos de los criterios de intervención en el desarrollo de la orientación educativa son:

  • Los programas de Orientación deben estar plenamente integrados en la programación general del centro y ser asumidos por toda la comunidad educativa.
  • Debe considerarse la Orientación como proceso que se inicia con la escolaridad y continúa al terminar ésta.
  • El alumno ha de ser visto individualmente y en su contexto, como referente básico y último de la acción orientadora y del apoyo educativo.
  • Algunos de los profesores, específicamente responsables de la orientación y apoyo, deben ser profesionales cualificados, integrados en el propio centro escolar.

En relación a los niveles de organización del sistema de Orientación educativa encontramos:

Primeramente, la Orientación en el aula,se da a través de la función tutorial.

El Reglamento Orgánico de las escuelas de Educación Infantil y los Colegios de Educación Primaria (1996) establece que cada grupo de alumnos tendrá un maestro tutor con las siguientes funciones:

  • Participa en el desarrollo del Plan de Acción tutorial y en las actividades de orientación bajo la coordinación del jefe de estudios. Podrá contar con la colaboración del equipo de orientación educativa y psicopedagógica.
  • Coordinar el proceso de evaluación de alumnos y adoptar la decisión que proceda acerca de la promoción de los mismos de un ciclo a otro, previa audiencia con sus padres o tutores legales.
  • Atender a las dificultades personales de los alumnos y fomentar su participación.
  • Orientar y asesorar a los alumnos sobre sus posibilidades educativas.
  • Colaborar con el equipo de orientación educativa y psicopedagógica, tal como lo establezca la jefatura de estudios.
  • Encauzar los problemas e inquietudes de los alumnos.
  • Informar a los padres, maestro y alumnos, sobre actividades docentes y rendimiento académico.
  • Facilitar la cooperación educativa entre maestros y padres.
  • Atender y cuidar a los alumnos en recreos y otras actividades no lectivas.  

 

En la educación secundaria, el tutor se encarga de la planificación, apoyo y coordinación de la función tutorial que ejerce el departamento de orientación.

El Reglamento Orgánico de los Institutos de Educación Secundaria, de 1996,  asigna un tutor para cada grupo de alumnos.
Otras de sus funciones son: orientar y asesorar en las posibilidades profesionales; encauzar las demandas e inquietudes de los alumnos y mediar, en colaboración con el delegado y subdelegado del grupo, ante el resto de los profesores y el equipo directivo en los problemas que se planteen; y coordinar las actividades complementarias para los alumnos del grupo.

En los ciclos formativos de formación profesional, y respecto al módulo de formación en centros de trabajo, se agregan las siguientes funciones:

  • Elaboración del programa formativo del módulo, junto con el profesor de formación y orientación laboral y el responsable designado a estos efectos por el centro de trabajo.
  • Evaluación de dicho módulo, teniendo en cuenta el resto de los módulos del ciclo formativo y el informe elaborado por el responsable, sobre las actividades realizadas por los alumnos.
  • Relación periódica con el responsable para procurar el ajuste del programa lo que se pretende.
  • Atención periódica de los alumnos, en sus problemas de aprendizaje y valoración del desarrollo de las actividades.

 

El segundo nivel de organización se da en el centro educativo, con el Departamento de Orientación.
Aquí las funciones de orientación y apoyo, en general corresponden al centro educativo, aunque se atribuyen de manera formal a determinadas unidades especializadas como el Departamento de Orientación.
La responsabilidad orientadora es compartida en diversos niveles y funciones por todos los profesores, sean o no tutores, el profesor orientador como coordinador y asesor, y el centro como institución unidad educativa.

Lo profesores que integran los departamentos de orientación son:

  • Profesores del cuerpo de profesores de enseñanza secundaria, por lo menos uno de la especialidad de Psicología y Pedagogía.
  • Profesores del cuerpo de profesores técnicos de formación profesional y maestros de la especialidad de Pedagogía terapéutica, de Audición y lenguaje.
  • En los centros con formación profesional se incorporarán profesores de formación y orientación laboral.

Los tres ámbitos de actuación del Departamento son:

  • Apoyo al proceso de enseñanza y aprendizaje, con la planificación de medidas preventivas, de apoyo ordinario y extraordinario.
  • Elaboración del Plan de Acción tutorial del centro.
  • Realización del Plan de Orientación Académica y Profesional.

Las funciones que tiene asignadas son:

  • Formular propuestas al Equipo Directivo y al Claustro para elaborar o modificar el Proyecto educativo del instituto y la Programación General Anual.
  • Elaborar, de acuerdo con las directrices establecidas por la Comisión de Coordinación Pedagógica, en colaboración con los tutores, las propuestas de organización de la orientación educativa, psicopedagógica y profesional y del Plan de acción tutorial, y elevarlas a la Comisión de coordinación pedagógica.
  • Contribuir al desarrollo de la orientación educativa, psicopedagógica y profesional, especialmente en: cambios de ciclo y elección entre las distintas opciones académicas, formativas y profesionales.
  • Contribuir al desarrollo del Plan de orientación académica y profesional y del Plan de acción tutorial y presentar, a fin de curso, al Consejo escolar una memoria de su funcionamiento.
  • Elaborar la propuesta de criterios y procedimientos para las adaptaciones curriculares para alumnos con necesidades educativas especiales, elevarla a la Comisión de Coordinación Pedagógica.
  • Colaborar con los profesores, bajo dirección del Jefe de estudios, en prevención y detección temprana de problemas de aprendizaje, y en la programación y aplicación de adaptaciones curriculares para alumnos que las precisen, de necesidades especiales o los de programas de diversificación.
  • Realizar la evaluación psicopedagógica prescripta para determinados alumnos y otros que lo precisen.
  • Asumir la docencia de alumnos encomendados.
  • Participar en la elaboración del Consejo Orientador, sobre el futuro académico y profesional del alumno, que se formula al terminar la ESO o los programas de Garantía Social.
  • Formular propuestas a la Comisión de coordinación Pedagógica sobre aspectos psicopedagógicos del proyecto curricular.
  • Promover la investigación educativa y proponer actividades de perfeccionamiento de sus miembros.
  • Organizar y realizar actividades complementarias en colaboración con el departamento correspondiente.
  • En los institutos con formación profesional específica, coordinar la orientación laboral y profesional con administraciones e instituciones competentes en la materia.
  • En institutos con residencia adscrita, colaborar con los profesionales que tienen  a su cargo alumnos internos.
  • Elaborar el Plan de actividades del departamento y a fin de curso, una memoria que evalúe su desarrollo.

 

En el tercer nivel de organización del sistema de orientación educativa están los Equipos de Orientación educativa y Psicopedagógica (EOEPS). Son interdisciplinares, asesoran y apoyan al sistema escolar en todos sus niveles y están organizados sectorialmente.
Constituídos por Psicólogos, Pedagogos, trabajadores sociales y maestros especialistas en audición y lenguaje cuando es necesario.

Las Comunidades Autónomas del Estado a las que se les ha transferido plenas competencias en materia educativa han creado su propio sistema de orientación educativa y profesional, organizándose de manera autónoma (según lo establecido  por el MEC), aunque adoptando una estructura organizativa similar: servicios externos de equipos de orientación; los departamentos de orientación como servicios internos y tutoría.

Las Comunidades Autónomas que han recibido más tarde plenas competencias educativas, se encuentran en proceso de elaboración de sus respectivos sistemas de orientación.
Básicamente, en los servicios externos se ha pretendido integrar los servicios existentes: SEOVs, Equipos multiprofesionales.

En Autonomías como Cataluña, Andalucía, Valencia y Canarias se procede, además, a diversificar las instituciones de orientación contemplándose la posibilidad de crear equipos especializados de apoyo externo, con atención temprana para determinadas discapacidades. Incorporan el orientador del servicio externo a la Comisión de Coordinación Pedagógica del centro para facilitar las tareas de coordinación y colaboración entre el centro y el equipo sectorial.

Las funciones asignadas son similares en las distintas comunidades destacando las de prevención; evaluación psicopedagógica; orientación del alumnado; y apoyo a las familias y centros docentes.
En relación a los servicios internos, la tendencia es su creación en los centros de secundaria.

Las funciones de orientación en Primaria y Secundaria, recaen en los Equipos de Asesoramiento y Orientación Psicopedagógica (EAP) en el caso de Cataluña, ya que, el departamento de orientación no es contemplado en su Reglamento Orgánico como órgano de coordinación interno.
En cambio, sí lo es en Andalucía, Canarias, Galicia y Valencia.

Las funciones no difieren sustancialmente de una comunidad a otra. Algunas son:
 

  • Coordinar y planificar las actividades de orientación.
  • Apoyar la función tutorial.
  • Contribuir a la prevención.
  • Asesorar en los procesos de elaboración y evaluación del Proyecto Curricular.
  • Informar, asesorar y orientar académica y profesionalmente a los alumnos.
  • Realizar la evaluación psicopedagógica del alumnado que lo precise.

Los departamentos están integrados por el orientador, de la especialidad de Psicología y pedagogía del cuerpo de profesores de enseñanza secundaria y de otros componentes según la Comunidad y características de los centros.

En relación a la Orientación Laboral, en el marco de la Ley Orgánica 5/2002 de las cualificaciones y de la formación profesional, se  consideran esenciales la información y la orientación. Se destacan la necesidad de asesorar sobre las oportunidades de acceso al empleo y ofertas de formación para facilitar la inserción y reinserción laboral.

En la información y orientación profesional tambien pueden participar las administraciones educativas y laborales locales y de los agentes sociales. Mientras que, la Administración General del Estado  debe desarrollar fórmulas de cooperación y coordinación entre todos los entes implicados.

A los servicios de información y orientación profesional de las Administraciones públicas les corresponde favorecer información al alumnado, familias, trabajadores desempleados y en activo, sociedad en general.

En relación a las Administraciones laborales, las acciones de orientación profesional para el empleo y asistencia para el autoempleo, están previstas en el Plan Nacional de Acción para el Empleo, organizadas por el Sistema Nacional de Empleo, el cual se ha constituido bajo la Ley 56/2003.
Este sistema está integrado por el Servicio Público de Empleo Estatal (INEM) y por los Servicios Públicos de Empleo de las Comunidades Autónomas.
Está dirigido a jóvenes y adultos, antes de que cumplan seis o doce meses, respectivamente, como desempleados.
 

Entre las acciones de orientación profesional para el empleo encontramos:

  • La tutoría como acción individualizada.
  • El desarrollo de los aspectos personales para la ocupación, cuya acción colectiva   pretende incidir de forma de facilitar la puesta en marcha y mantenimiento de actividades en un proceso de inserción profesional.
  • Grupo de búsqueda de empleo, también como acción colectiva para desarrollar técnicas y habilidades para la búsqueda activa.
  • Taller de entrevista. Actividad colectiva para trabajar el cómo superar la entrevista de selección.

En las acciones de asistencia para el autoempleo, se accede a sesiones colectivas de información y motivación para el autoempleo o acción individual de asesoramiento de proyectos empresariales.
En estas se trabaja  con la información y motivación para el autoempleo. Así, a partir de éstas, llevar a cabo el proyecto de empresa.
También se incluye el asesoramiento de proyectos empresariales, como acción individual, para aquellos emprendedores que ya tienen una idea de negocio concreta.

El Servicio Público de Empleo Estatal (INEM) y sus Entidades asociadas ofrecen Servicios Integrados para el Empleo, que consisten en actuaciones de carácter personalizado y sistemático que integran el proceso completo de acompañamiento del demandante de empleo en su búsqueda. Para esto hay que estar inscripto en las oficinas de empleo. Aquí mismo es en donde se determina la necesidad del servicio, a través de la entrevista personal.

Estos servicios comprenden análisis de mercado y acciones encaminadas a incrementar la capacidad de colocación de los desempleados como ser la información profesional; entrevista; calificación profesional; Plan personal de empleo y formación; desarrollo de los aspectos personales para la ocupación; búsqueda activa; programas mixtos de empleo- formación profesional ocupacional; información y asesoramiento para el autoempleo.

Los Centros de Orientación e Información de Empleo (COIE) son servicios especializados que dependen de una Universidad y de los Servicios de Empleo Público (INEM). Su funcionamiento se rige por acuerdos establecidos al efecto.
Sus acciones van dirigidas a diversos colectivos (estudiantes, titulados, empresas…).  Algunas de ellas son:

  • Formación en competencias y talleres de empleo.
  • Prácticas en empresas e instituciones.
  • Bolsa de trabajo.
  • Asesoría jurídica y autoempleo.
  • Orientación profesional.

Entre sus objetivos encontramos el de:

  • Informar, asesorar y transmitir conocimiento sobre el mercado de trabajo.
  • Proporcionar herramientas que permitan acceso al primer empleo.
  • Servir de punto de encuentro entre estudiantes, titulados universitarios y empresas.

 

Fuente: "Formación y Orientación Laboral", Editorial MAD. Año 2008

 

TEMA 5 El departamento de Orientación.

La Orientación y la intervención psicopedagógica es una competencia institucional del centro educativo. La integración de tal acción en la oferta educativa del centro es competencia del Director. El jefe de estudios coordinará el desarrollo de las actividades de orientación, y el profesorado en general es responsable de la misma.

A partir de 1990, con la promulgación de la LOGSE, se establece la atención psicopedagógica y la orientación profesional como uno de los principios básicos para el desarrollo de la actividad educativa, considerada factor favorecedor de la calidad y mejora de la enseñanza, potenciando las administraciones educativas la creación de servicios especializados.

Surge el Departamento de Orientación, espacio en el que se articulan las funciones de orientación y tutoría, y de una oferta curricular adaptada y diversificada. Estas funciones han de incardinarse dentro de la organización general y del proyecto curricular.

El Reglamento Orgánico de los Institutos de Educación secundaria asigna al Departamento las siguientes funciones:

  • Formular propuestas al equipo directivo y al claustro, relativas a la elaboración o modificación del proyecto educativo y la programación general anual.
  • Elaborar, de acuerdo a lo establecido por la Comisión de Coordinación pedagógica y en colaboración con los tutores, propuestas de organización de la orientación educativa, psicopedagógica, profesional y del Plan de Acción Tutorial, y elevarlas a la Comisión de Coordinación pedagógica para su discusión y posterior inclusión en los Proyectos curriculares de etapa.
  • Contribuir al desarrollo de la Orientación educativa, psicopedagógica y profesional, especialmente en los cambios de ciclo o etapa, y a la elección entre las distintas opciones académicas, formativas y profesionales.
  • Contribuir al desarrollo del Plan de Orientación académica y profesional y del Plan de Acción tutorial, y elevar al Consejo escolar una memoria sobre su funcionamiento al final del curso.
  • Elaborar la propuesta de criterios y procedimientos previstos para las adaptaciones curriculares apropiadas para alumnos con necesidades especiales y elevarla a la Comisión de Coordinación pedagógica, para su discusión y posterior inclusión en los proyectos curriculares de etapa.
  • Colaborar con los profesores del instituto, bajo la dirección del jefe de estudios, en la prevención y detección temprana de problemas de aprendizaje, y en la programación y aplicación de adaptaciones curriculares para aquellos alumnos que lo precisen, entre ellos quienes tienen necesidades educativas especiales y los que sigan programas de diversificación.
  • Realizar la evaluación psicológica y pedagógica.
  • Asumir la docencia de los alumnos encomendados.
  • Formular propuestas a la Comisión de Coordinación pedagógica sobre los aspectos psicopedagógicos del proyecto curricular.
  • Promover la investigación educativa y actividades de perfeccionamiento entre sus miembros.
  • Organizar y realizar actividades complementarias en colaboración con el departamento correspondiente. - En institutos con Formación profesional específica, coordinar la orientación laboral y profesional con administraciones o instituciones competentes en la materia.
  • En institutos con residencia adscrita, colaborar con los profesionales que tengan a cargo a los alumnos residentes.
  • Elaborar el plan de actividades del departamento y a fin de curso, una memoria evaluativa del desarrollo del mismo.

 

El Real Decreto 831/2003, por el que se establece la ordenación general y las enseñanzas comunes de la Educación secundaria obligatoria, concreta la participación del Departamento de orientación en el informe de orientación escolar de final del segundo curso, para orientar a las familias y alumnos en la elección de caminos educativos, y al final del cuarto curso o programa de iniciación profesional, sobre el futuro académico y profesional del alumno.

Los Departamentos de orientación actúan en tres ámbitos:

 

  • Apoyo al proceso de enseñanza aprendizaje, en colaboración con el profesorado en la elaboración  de propuestas para la diversidad general y específica. Éstas implicarán el proyecto educativo del centro, proyectos curriculares de etapa, programaciones didácticas, programas de diversificación curricular y adaptaciones curriculares. Con medidas preventivas generales, ordinarias en el curriculum, y extraordinarias para el alumnado que lo precise.
  • El Plan de acción tutorial, en el que se especifican criterios de organización y prioridades en el funcionamiento de la tutoría.
  • El Plan de orientación académica profesional, programa institucional procesual y sistemáticamente organizado en el centro. Su objetivo es la autorrealización personal estableciéndo una relación entre el conocimiento del mundo laboral y el conocimiento de sí mismo, y derivar en la adquisición de las estrategias que son necesarias para tomar decisiones.

Las funciones específicas de los miembros del departamento, sin perjuicio de la docencia que, en su caso, deban asumir, son las siguientes:

Profesorado de la especialidad de psicología y pedagogía:

  • Coordinar la planificación y el desarrollo de las actividades de orientación académica y profesional para la ESO y Bachillerato, y contribuir a su desarrollo.
  • Asesorar a la Comisión de coordinación pedagógica proporcionando criterios psicopedagógicos y de atención a la diversidad.
  • Colaborar en la prevención y detección de problemas de aprendizaje.
  • Coordinar la evaluación psicopedagógica con los profesores de alumnos que precisen medidas educativas específicas realizando el informe psicopedagógico.
  • Participar en la planificación y desarrollo de las adaptaciones curriculares a alumnos con necesidades educativas especiales y los que sigan programas de diversificación curricular, en colaboración con los departamentos didácticos y las juntas de profesores.
  • Participar en la elaboración y desarrollo de los programas de diversificación curricular y asesorar a los equipos educativos de los programas de Cualificación profesional inicial, en la elaboración de sus programaciones.
  • Colaborar con los tutores en la elaboración del Consejo orientador para todos los alumnos al término de la educación secundaria y de los programas de Cualificación profesional inicial.

 

Profesorado de apoyo a los ámbitos Lingüístico y social; Científico y tecnológico; y apoyo al área práctica:

 

  • Participar en la elaboración de los programas de diversificación curricular, colaborando con departamentos didácticos y las juntas de profesores.
  • Asesorar y participar en la prevención, detección y valoración de problemas de aprendizaje.
  • Participar en la planificación, desarrollo y aplicación de las adaptaciones curriculares para alumnos que lo precisen. Los apoyos específicos se realizan en colaboración con los profesores de Pedagogía terapéutica y Audición y Lenguaje.
  • Colaborar con los tutores con el Consejo orientador, que debe formularse al finalizar la ESO, sobre su futuro académico y profesional para los alumnos que hayan atendido.
  • Participar, colaborando con los departamentos didácticos, en la programación y realización de actividades educativas de apoyo en la ESO, Formación profesional específica y programas de Cualificación profesional inicial.

El profesor técnico del área práctica colaborará en la planificación y desarrollo de actividades del Plan de orientación académica y profesional, y se hará cargo de la planificación y desarrollo de las materias de iniciación profesional.

Maestros de Pedagogía terapéutica; Audición y Lenguaje; y del Profesorado de apoyo del Programa de compensación de las desigualdades:

  • Colaborar con los departamentos didácticos y las juntas de profesores en prevención, detección y valoración de problemas de aprendizaje, en la planificación y adaptaciones curriculares para alumnos con necesidades educativas especiales, en desventaja social o con problemas de aprendizaje.
  • Elaborar, con los departamentos didácticos, propuesta de criterios y procedimientos para desarrollar adaptaciones curriculares para alumnos con necesidades especiales.
  • Realizar actividades educativas de apoyo, directamente o en colaboración con el departamento didáctico.
  • Colaborar con los tutores en la elaboración del consejo orientador a fin de la ESO para los alumnos con necesidades educativas especiales, que sigan programas de compensación o con problemas de aprendizaje.
  • Los profesores de apoyo del programa de compensación de desigualdades, colaborarán con los equipos educativos de los programas de Cualificación profesional inicial, en la elaboración de sus programaciones.

 

En el caso del Profesorado de Formación y Orientación laboral las funciones serán:

  • Colaborar con los tutores y con el profesor de psicología y pedagogía en la realización de las actividades de información y orientación profesional para alumnos de la ESO, Bachillerato, y en la elaboración del consejo orientador al término de la ESO y programas de Cualificación profesional inicial.
  • Colaborar y realizar las actividades de orientación profesional para alumnos de ciclos formativos de formación profesional y de programas de Cualificación profesional inicial, y apoyar a los tutores en la realización de aquellos que les corresponda, especialmente en las relacionadas con el seguimiento de los módulos de formación en centros de trabajo.

 

Para el profesorado técnico de formación profesional de servicios a la comunidad, las funciones son:

  • Colaborar con los servicios externos en detección de necesidades sociales de la zona y necesidades de escolarización.
  • Proporcionar criterios para la planificación de acciones de compensación, que deben incluirse en el proyecto educativo y proyectos curriculares.
  • Proporcionar criterios para que el plan de acción tutorial y el plan de orientación académica y profesional a tiendan a la diversidad social y cultural.
  • Proporcionar criterios, en colaboración con los departamentos didácticos y las juntas de profesores, para la planificación y desarrollo de medidas de flexibilización organizativa y adaptación del currículo necesarios, a fin de  ajustar la respuesta educativa a las necesidades del alumnado en desventaja, y colaborar con los equipos educativos de los programas de Cualificación profesional inicial en la elaboración de sus programaciones.
  • Actuar como mediador entre las familias del alumnado en desventaja y el profesorado.
  • Participar en la elaboración de los programas de seguimiento y control de absentismo de los alumnos.
  • Velar, junto con el equipo directivo, para que el alumnado con desventaja tenga acceso y utilice los recursos del instituto, ordinarios y complementarios, y facilitar la obtención de otros recursos que favorezcan la igualdad de oportunidades, como ser becas, subvenciones, ayudas…

El Director del centro tiene la potestad de nombramiento del Jefe del Departamento de orientación para un período de cuatro años académicos, de acuerdo al Real Decreto 83/1996.

Esta jefatura será desempeñada por cualquier profesor, con preferencia del profesor de psicología y pedagogía. Actuará en colaboración con el equipo directivo y dependiendo directamente del Jefe de estudios.

Jefe del Departamento:

 

  • Participar en la elaboración del proyecto curricular de etapa.
  • Redactar el plan de actividades del departamento y la memoria final del curso.
  • Dirigir y coordinar las actividades del departamento.
  • Convocar y presidir las reuniones ordinarias y extraordinarias del departamento.
  • Elaborar y dar a conocer a los alumnos la información relativa a las actividades del departamento.
  • Coordinar la organización de espacios e instalaciones, adquirir material y equipamiento para el departamento y velar por el mismo.
  • Promover la evaluación de la práctica docente de su departamento y de los distintos proyectos y actividades del mismo.
  • Colaborar en las evaluaciones, sobre el funcionamiento y actividades del instituto, que promuevan sus directivos a la administración educativa.
  • Velar por el cumplimiento del plan de actividades del departamento.

Principios para elaborar el Plan de orientación Académica y profesional: 

  • Integrado en el Proyecto educativo y en el Proyecto curricular del centro.
  • Considerar los factores de desarrollo evolutivo y características del alumnado y los relacionados con la socialización.
  • Desarrollado en el contexto educativo con la colaboración de los agentes externos, familia, sociedad, empresa.
  • Considerarse un proceso secuencial en el que el alumno pueda elegir su proyecto personal, formativo o profesional.
  • Procurarse la coordinación con otros servicios o instituciones implicadas en la orientación.
  • Impregnar las áreas curriculares.
  • Realizarse un análisis sistemático de necesidades.
  • Incluirse la evaluación de su aplicación y efectividad, y posterior ajuste.
  • Planificarse las actividades, recursos y materiales para su desarrollo.
  • Centrarse en las destrezas y no en los déficit de los alumnos.
  • Considerarse tarea de equipo y aplicarse a todo el alumnado.
  • Apoyarse en un modelo teórico consistente. 

 

Los objetivos del Plan de orientación Académica y profesional serán:

  • Facilitar la toma decisiones.
  • Conseguir que el alumnado conozca y valore sus capacidades, motivaciones e intereses.
  • Ofrecer información y oportunidades de aprendizaje y experiencias de salidas educativas y laborales.
  • Propiciar contacto con el mundo laboral y facilitar su inserción.
  • Integrar en el currículo de cada área temas de orientación académica y profesional.
  • Superar prejuicios y hábitos sociales discriminatorios.
  • Elaborar proyecto personal de vida.

 

Son cuatro las fases en las que se elabora  el Plan de orientación Académica y profesional:

  • Evaluación de necesidades
  • Diseño de programa con sus objetivos, contenidos, actividades, recursos, tiempos, secuencias y evaluación.
  • Ejecución del programa.
  • Evaluación del programa, en el que se incluye el análisis de necesidades, diseño, proceso y resultados.
     

El plan de orientación interviene en las siguientes áreas:

  • Autoconocimiento: indica la conciencia de cómo se ve a sí mismo desde la auto-observación.
  • Conocimiento de las oportunidades académicas y profesionales: a través de información, de facilitar oportunidades de aprendizaje y experiencia personal, relacionadas con el trabajo y entorno social.
  • Toma de decisiones: trabajando sobre el proceso de madurez personal.

En relación a los contenidos del Plan de orientación Académica y Profesional, deben contemplar cuatro aspectos fundamentales:

  • Conocimiento de la estructura del sistema educativo.
  • Autoconocimiento.
  • Conocimiento del Sistema Productivo y Laboral.
  • Procesos de inserción a la vida activa y laboral.
     

Con respecto a las actividades para cada uno de los bloques de contenidos que configuran el Plan podemos señalar aquellas para el autoconocimiento, como ser cuestionarios, estudios de rendimiento, análisis de auto-percepción, entrevistas individuales… ; las actividades para el conocimiento del sistema educativo, como ser explicación del organigrama educativo, estudio de folletos y publicaciones, charlas con ex alumnos… ; actividades para conocer el sistema productivo y laboral, tales como análisis del entorno laboral, estudio de actividad económica por medios de comunicación, visitas a empresas… ; y por último, aquellas organizadas para los procesos de inserción laboral, tal como la realización del itinerario educativo y profesional, recogida y análisis de ofertas de empleo, charlas- coloquio con trabajadores…
 

El proceso de orientación académica y profesional constituye un elemento fundamental para la elaboración del informe de orientación escolar. Este mismo debe realizarse, según el Real Decreto 831/ 2003 que establece la ordenación general y las enseñanzas comunes de la Educación Secundaria Obligatoria,  al finalizar el cuarto curso o un programa de iniciación profesional

Según Rodríguez Moreno, en 1998, una intervención es cualquier actuación, tratamiento o esfuerzo planificado para promover el desarrollo profesional y de la carrera de una persona o un colectivo con el objeto de capacitarles para tomar decisiones vocacionales, eficaces, inteligentes y responsables.
Como criterios de elaboración de los programas, tanto para su diseño como posterior desarrollo, se pueden señalar:

  • La elaboración del programa, incluido en el proyecto curricular del centro, para desarrollarlo durante la hora de tutoría.
  • Desarrollar los contenidos del programa parcialmente a través de la tutoría, y en parte integrados en las áreas curriculares.
  • O bien, integrar totalmente los contenidos del programa en los currículos de las distintas áreas de forma transversal.
     

Los organismos e instituciones implicados en la orientación profesional con los que puede colaborar el Departamento de orientación pueden ser:

 

  • Dependientes de las administraciones educativas, como ser:

Equipos de orientación escolar y psicopedagógica (EOEPs); Servicios de orientación dependientes de las Comunidades autónomas competentes en educación; Unidad de programas educativos (UPE); Centros de profesores y Recursos (CPR); y Centro de Orientación educativa y profesional (COEP) dependiente de la UNED.

  • Dependientes del Ministerio de trabajo y Seguridad social, o sea el Servicio de Orientación profesional y ocupacional en las oficinas del INEM.
  • Con dependencia compartida, que es el caso del:

Centro de orientación e Información de empleos (COIE), dependiente del Ministerio de trabajo y Seguridad social, y la Universidad; y el Plan de Educación Permanente de Adultos (PEPA), bajo la responsabilidad del Instituto de la Mujer, con dependencia del MEC y Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.

  • Dependientes de las administraciones locales como los Centros de información y actividades juveniles.

El Departamento de orientación colabora también, con entidades privadas, como ser el Voluntariado social; Asociaciones juveniles; Sindicatos; Asociaciones empresariales; Centros culturales; Asociaciones que agrupan a colectivos de minusvalías; Colegios profesionales.

Fuente: "Formación y Orientación Laboral", Editorial MAD. Año 2008
 

Comment viewing options

Select your preferred way to display the comments and click "Save settings" to activate your changes.

Gracias

Gracias por esta informacion , pero creo que lasbecasdeberian ser otorgadas mas amenudo 

Comment viewing options

Select your preferred way to display the comments and click "Save settings" to activate your changes.

Anuncios